lunes, 23 de marzo de 2015

La amada y odiada rutina



Hoy comienza una semana ansiada por muchos: las vacaciones de Semana Santa. Yo haré un parón del blog y hasta días después de este breve periodo vacacional no podré continuar, pero para despedirme he querido dedicarle un artículo a la rutina. | Por Enrique Calvo.



Muchos la odiaréis y otros la amaréis. La rutina tiene con todos nosotros una relación amor-odio que a veces nos sorprende. Recordad que la felicidad también está en el día a día y en aceptar las cosas según vienen. Los retos están el en día a día y todas las experiencias que vivimos nos sirven para madurar y ser más fuertes ya que cada error es una lección.

¿Podemos amar la rutina? Si. Por ejemplo, si tienes trabajo tienes que estar agradecido de tenerlo ya que son mucho las personas que no lo tienen y se esfuerzan en encontrarlo pero la situación económica en España no se lo pone nada fácil. Si no tienes trabajo tampoco desesperes. Vale, es fácil decirlo, pero hay que ser positivos siempre, por muchas trabas que te ponga la vida. Si tu día a día se basa en llevar a los niños al colegio, hacer la casa, la comida, la cena... no tienes de qué preocuparte ya que tienes a tu alrededor una familia que te agradece todo el esfuerzo diario que haces.  

La rutina es sana ya que nos genera comodidad y gracias a nuestras costumbres nos liberamos de la presión que supondría tomar decisiones de algo que hacemos a diario. Tener rutina también incrementa nuestra seguridad porque gracias a nuestras costumbres podemos prever lo que ocurrirá si dejamos de hacer X cosa y no tener miedo a equivocarnos. 

La organización del tiempo es muy importante y la rutina nos ayuda a ello. ¿Os imagináis lo que pasaría si a cada uno le diese por hacer sus tareas cuando le diese la gana? ¡Reinaría el caos absoluto! 

Y por último, pero no por ello menos importante, la rutina nos permite aprender ya que a lo largo de nuestra vida adquirimos habilidades que requieren práctica y esfuerzo y sin rutina no podríamos contar con ellas.

En definitiva, la rutina es algo que muchos temen pero, como todo, tiene su lado positivo, tan sólo hay que saber buscarlo. 

4 comentarios:

  1. Pues me gustaría buscar mi lado positivo a la rutina
    porque yo estoy cansada de ella :)
    besazos felices vacaciones de semana santa !!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias pro pasarte, Sara!
      Felices vacaciones :)

      Eliminar
  2. Me gusta mucho el lado positivo que consigues sacar de cualquier cosa, hasta de la famosa rutina... Yo, como han dicho por aquí arriba, también estoy cansada de ella... y me gustaría encontrar lo positivo. También es verdad que si no podemos encontrarlo o no estamos a gusto, es porque necesitamos un cambio, porque algo nos falta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algo crees que te falta, dedica unos minutos a pensar en qué puede ser y añádelo a tu rutina :)

      Gracias por pasarte y leerme :)

      Eliminar